Guerra

Fui soldado sin pretenderlo,
ya que una guerra me declararon sin entenderlo.

Nunca llegué a luchar,
quizás por ello ninguna batalla pude ganar,
a pesar de que el adversario alguna dejó escapar.

A lo mejor el mayor error en una guerra,
es retirarse de la contienda,
pero puede que sea la mejor opción,
para evitar que haya demasiadas víctimas por una decisión.

Puede que por ser cobarde me arrepienta,
pero jamás me arrepentiré de tener buena conciencia.

Siempre he dicho eso de:

“Quien bien te quiere, no te hará elegir”

A palos he aprendido eso de:

“La mala persona siempre ganará al tonto”

Solo deseo que ese juez llamado tiempo,
realmente ponga a cada persona en su lugar.

Imposible, Improbable

Como matemático, resulta raro que, de vez en cuando, participe en juegos como el euromillones o la lotería de navidad.
Yo tengo claro que es muy difícil ganar y que, seguramente, a lo largo de mi vida, no llegue a recuperar ni una décima parte de lo que gaste en estos sorteos y aún así lo hago, pero ¿por qué?
Pues yo pienso que por la ilusión o la esperanza, por esa mínima posibilidad de ser el agraciado alguna vez, por el simple hecho de pensar o imaginar qué haría con ese hipotético premio.
Hoy por casualidad encontré un vídeo que hacía mucho tiempo que no veía, un vídeo que relaciono con ese pensamiento que mantengo sobre los juegos de azar. Me parece una buena reflexión que es aplicable a muchas situaciones de la vida, no solo a los juegos de azar como he explicado o al amor, como se refiere el vídeo, sino a infinitas situaciones.
Os dejo el vídeo y el texto transcrito 😉
“La Real Academia define la palabra imposible como algo que no tiene facultad ni medios para llegar a ser o suceder. Y define improbable como algo inverosímil, que no se funda en una razón prudente.
Puestos a escoger, a mí me gusta más la improbabilidad que la imposibilidad, como a todo el mundo, supongo. La improbabilidad duele menos y deja un resquicio a la esperanza, a la épica.
Que David ganara a Goliat era improbable, pero sucedió.
Un afroamericano habitando la Casa Blanca era improbable, pero sucedió.
Que los Barón Rojo volvieran a tocar juntos era improbable, pero también sucedió.
Nadal desbancando del número uno a Federer, una periodista convertida en princesa, el 12-1 contra Malta, el amor, las relaciones, los sentimientos, no se fundan en una razón prudente; por eso no me gusta hablar de amores imposibles si no de amores improbables.
Porque lo improbable es, por definición, probable, lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar; y mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo.”

Interesante poema

Hoy os dejo un poema de Sor Juana Inés de la Cruz que me ha hecho reflexionar bastante, espero que os  guste 🙂

 

Al que ingrato me deja, busco amante;
al que amante me sigue, dejo ingrata;
constante adoro a quien mi amor maltrata;
maltrato a quien mi amor busca constante.

Al que trato de amor, hallo diamante
y soy diamante al que de amor me trata;
triunfante quiero ver al que me mata
y mato a quien me quiere ver triunfante.

Si a éste pago, padece mi deseo;
si ruego a aquél, mi pundonor enojo:
de entrambos modos infeliz me veo.

Pero yo por mejor partido escojo
de quien no quiero, ser violento empleo,
que de quien no me quiere, vil despojo.

 

Cadena perpetua

Esta entrada servirá para estrenar una nueva etiqueta en este blog y, aunque haya sido casualidad por haberla visto hoy, creo que es la película ideal para comenzar.

Evidentemente, no soy crítico experto, y lo comprobareis en este post, pero daré mi humilde opinión.

Formalmente, no considero que tenga una película favorita porque creo que como mucho podría hacer un Top three o five, pero lo que es seguro que en ellos estaría este film.

Como dato curioso, siempre me ha llamado la atención que esta película, considerada un fracaso en taquilla (recaudó 28 millones de dolares, teniendo un presupuesto de 25) y que no ganó ninguno de los siete oscars a los que fue nominada, sea considerada hoy en día una obra maestra del cine carcelario.

Yo, evidentemente, coincido en que es una obra maestra y no me explico como fue tan infravalorada cuando se estrenó en 1994.

Entrando a dar mi opinión sobre la película como tal, creo que la película es perfecta, en primer lugar porque es una película que me mantiene 142 minutos pegado a la pantalla sin que se me haga pesada, aunque la haya visto un número considerable de veces.

Esto se debe a la construcción de la película, a unos cuidados diálogos y a la maravillosa narración de Morgan Freeman. Considero, además, que la conexión es perfecta entre Freeman y Tim Robbins, haciendo que cada escena sea genial y nunca haya nada que me saque de la película.

No estamos ante la típica película carcelaria que trata de una fuga o de problemas entre convictos o entre convictos y trabajadores, estamos ante una película que trata estos y muchos temas más, pero de una manera cuidada, abriendo y cerrando cada punto de la historia, sin alejarse de la trama principal o hilo conductor.

Seguramente podría poner mil cosas mas que me gusten de esta película, básicamente porque no hay nada que no me guste de ella, pero mi intención es hacer el mínimo de spoilers posible 😉

Lo que sí incluiré en este caso es un fragmento de dialogo:

Red No deberías torturarte de esa forma Andy, no es más que un puñetero sueño, México está en el quinto coño y tu estás aquí y eso es lo que hay.

Andy Si, vale, eso es lo que hay, está allí y yo estoy aquí, todo se reduce a una simple elección, empeñarse en vivir o empeñarse en morir.

Muerte

Recuerdo perfectamente las sensaciones que he tenido en todas y cada una de las muertes que me han afectado desde que tengo uso de razón.

A veces pienso demasiado en ella, y más a raíz de experiencias muy cercanas a la muerte de seres queridos que me ha tocado vivir, y en estos casos concretos siempre he pensado lo mismo: “Ojalá estuviera yo en esa cama”

Nunca he temido a la muerte, bueno, mejor dicho, nunca he temido MI muerte, porque siempre he pensado que después no hay nada, simplemente dejas de sentir cualquier sensación o sentimiento, alguna vez hasta la he deseado, ya que se solucionarían muchos problemas de mi entorno, aunque formalmente ya no sería mi entorno

Si muriese hoy o mañana…

A lo mejor, la persona a la que tanto he fallado, se puede sentir libre y ser feliz…

O quizás, la familia a la que no he sabido o podido ayudar en algunos momentos, puede mirar hacia adelante y en mejores condiciones…

O quizás, esos amigos a los que tanto aparté de mí, tienen un problema menos o una carga menos de la que preocuparse…

A pesar de todo esto, aunque no le tema a la muerte, si hay algo a lo que tengo un miedo aterrador

Si no fuera como pienso, si yo muriera y pudiera sentir después, si pudiera ver quien realmente siente que yo falte, ¿Qué pasaría si fueran pocas o ninguna persona?

Yo pienso que los que sufren son los que se quedan y que ojalá nadie sufriera por mí, pero creo que es inevitable desear que en realidad merezcas que haya gente que de verdad sienta que faltas en su vida y ahí viene el miedo…

El miedo a pensar que mereces que nadie te eche en falta, el miedo a merecerlo por no haber sabido cuidar lo que debías haber cuidado en vida

Eterno

Se hace eterno contar los días y las horas hasta ver a una persona especial…

Pero definitivamente, es mucho mas duro contar los días y las horas desde que la viste por última vez porque no sabes si habrá próxima…

Tarde…

Suele ser demasiado tarde si descubres que amas de verdad a alguien cuando asumes que lo mejor es dejarla marchar porque te importa mas su felicidad que la tuya propia…

 

El problema es el dilema que se presenta si por mucho que lo asumas, no quieres dejar de luchar para que no se aleje…